Nuestro blog

Nos gusta compartir
Suscribirse

PÍLDORAS 3:30 | Management Digital

Los objetivos que tienes son tuyos, o de tu jefe? O del jefe del jefe de tu jefe? En un mundo 3C los objetivos deben nacer del colaborador en sintonía con sus KPI y alimentar desde su área de trabajo el proyecto común de la empresa....

¿Si atiendes bien al cliente, porque no eres Customer-Centric?

Tener al cliente en el centro de tu negocio significa responder a estas preguntas: ¿quiénes son realmente los clientes a los que te quieres dirigir?, ¿qué problemas tienen?, ¿qué necesitan?, ¿cómo vas a resolver sus problemas y cubrir sus necesidades?, ¿por qué te van a pagar a ti por tus productos y servicios?, etc.

Es duro darse cuenta de que tu empresa no está centrada en el cliente.

Puede que estés procurando dar una buena atención a tus clientes y que no tengas a «tu cliente» en el centro de tu negocio. ¡Que no te extrañe! Y, sobre todo, que no te ponga a la defensiva. El primer paso para mejorar, es reconocer tus áreas de mejora.

Si tienes miedo a confiar en el verdadero potencial de tus colaboradores, tienes que leer esto…

Cuando estás en un puesto directivo, tienes miedo a que tus colaboradores se pongan metas bajas y que no lleguen a “cuadrar los números”. Es normal. Es porque no tienes confianza en su verdadero potencial. Y probablemente ellos tampoco la tengan.

Gestionar nuestros miedos al cambio y confiar totalmente en el potencial de nuestro equipo requiere de flexibilidad, tolerancia al error y una capacidad de proyectarse a medio plazo.

Para que podamos dar ese salto cuántico en nuestros resultados, es esencial que haya una autenticidad.

Llegan los presupuestos anuales: un proceso lento, aburrido y poco retador.

Tener un presupuesto es fundamental, porque nos marca los objetivos del año entrante. Pero, ¿de quién son eso objetivos, tuyos o de tu jefe?

Cuando en los años 60 se popularizó la Administración por Objetivos (APO), las empresas operaban en contextos donde el mercado evolucionaba a una velocidad mucho más lenta que ahora y la competitividad era mucho menor.

Hoy, la APO no da respuesta de manera efectiva a las exigencias de esta nueva era. Entre las limitaciones actuales de la dirección por objetivos hay tres que me parecen relevantes.